Dice Recuenco que con la compra de Whatsapp por parte de Facebook es probable que haya una aparición descontrolada de fotos privadas en el muro del personal. Por supuesto, la privacidad por defecto será pública XD

El otro rumor es que Whatsapp se llene de anuncios. La leche también, si cuando le pregunto a Victòria si hay que traer algo del súper, me aparece una recomendación de que compre, no sé, en una tienda de objetos religiosos (las recomendaciones de Facebook son muy así).

Creo que la jugada les va a salir mal mal mal a los de Facebook. Pero bueno, los  dueños de Whatsapp se han llevado 16000 millones de dólares, supongo que les dará igual XD

Como diría Stan Lee:

untitled

Anuncios

Dedicated to Luis Cases and @antonello who provided me with inspiration, and in memoriam to Jan Kuehnemund, Stom Thorgerson, Clive Burr and Alvin Lee, who left us past year.

A fresh new year has just sprung. Sounds like a good excuse to make some kind of New Year’s resolution. We humans love to draw some kind of mental threshold in place in order to empower ourselves to make things we have not been to resolve by ourselves in the first place. So if this is the case, we are going to spill the beans because of our new resolution, Aren’t We?

To be honest, it’s a day just as good as any other to state something that I think should be obvious by now:

We need to dethrone Google.

Kill the king.

 

It’s time to give Google a good, old-fashioned, put you in the frontier, wave handkerchiefs, ass kicking.

To be more precise, we need Google to stop being the world role model of geekiness and entrepreneurship. Google as of now is more like a forty-something (like myself!) trying to dress up as the young urban geek which no longer is and trying to hang out and pick up young girls on the nightclub pretending he’s 20. Silver hairs and pointy teeth mixed with sunglasses and Converse All-Stars just provides an eerie effect.

We need another company to capture the imagination and the spark of what should be a technical, innovative, geeky-centric future. We should have a different, less muddy company spearheading the Tech revolution.  As Microsoft did once, the sceptre must be handed and the torch must be carried elsewhere. I know this will not be made willingly, so I’ll try to convey on this post why I think the need is desperate as of now.

Probably we are suffering from the same disease that preyed the frogs from Aesop’s fable and Google will be eventually substituted for another gutless, ruthless corporation (I suggest them to take a Heron as a logo, to close the circle) that will make them look tame, but seriously, enough has been enough.

I am not a suspect of being a Google’s fanboy, and a quick scan of the web will make my point clear. I have used the undoubtedly tasteless “Anal probe” metaphor for years and have made it a minor reference to a small circle of Spanish readers. I’m not the first one to write against Google in the meantime, and the concern is rising. What is the capital sin that Google has made to make the levee break?

In my opinion, it’s not so much a matter of a tipping point happen, but more an issue of a pervasive pestilence which was subtle at first, but now has reached such a stench that it’s making the air non-breathable.

Google has created a zeitgeist that basically implies that putting anal probes on you, stripping you out of your data, and using it to provide advertising, is basically OK and should be carried to as many touchpoints as possible.

And the pestilence is quickly expanding.

 “There certainly seems to be a generational divide on the issue of privacy. During a presentation at my daughters school about school supplied computers, one of the 6th graders remarked that there really wasn’t privacy any more, so why worry about it. Had a great discussion 2 years ago at SXSW about whether it was a generational thing or where you were in life. The same 6th grader who says privacy doesn’t matter today might be a 40 year old in the future who is concerned.”

Source: David Polinchock

Google is introducing the noxious fumes of “Spying in order to get relevance for our ads is basically ok, and hey, privacy isn’t really a big deal, right?. Besides, millennials are already basically giving up on the matter” which are pervading the Internet.

Google is an advertising agency. Google is a one-trick pony. Don’t be fooled by the use of different probes: The same basic skill is applied over and over. And Google’s business is making of his only skill (Give freebies in exchange of personal data to be sold to advertisers as targeting criteria on their advertising channels) his only activity. And anything that can be used as an anal probe will be used to the max.

Google will get into fiber optic. Google will get into smartphones. Google will launch Chromebooks. Google will make Google glasses. Google will get into anything that could be used as a new probe into people’s behaviour, and it does not matter if it’s a robot, quantifying self or whatever other strange venture. If it provides even a remote chance of providing a new set of behavioural data, we will shovel some of the humongous pile of cash we are seated in. And if a probe turns out giving redundant data, or worse, providing no data at all, Google will exterminate the product and will give not a single wink to the existing customer base.

Besides, the probing will never ends by itself. As I have postulated thousands of times, there’s simply no way you can get all the information an advertiser needs in order to make its advertising relevant via anal probes. There’s some data that you cannot plain obtain from behavioural sources, and there’s a quickly forming glass ceiling to the construction of profile from bits and pieces coming from datasuction operations.  Therefore, Google possess an unquenchable thirst for new data, coming from new behavioural dimensions, which needs to come from new probes, and, as they have sown the seeds of evil, they will never be stopped by their own hands. Justice and legislations will have to do that, I have long forecasted that this will end on court, and some signs of it are gradually appearing.

There has been no lack of questioning regarding Google malpractices on several books as of late. I can think of Eli Pariser, in The Filter Bubble, questioning how Google filtering is impoverishing our cultural points of view. I can think of The Googlization of Everything, by Sida Vaidhyanathan, rising questions on Google omniscence and less known, but with more local impact in Spain, I can think of Alejandro Suarez’s Desnudando a Google (Naking Google).

I’m going to stop a little bit more on this one. Maybe because is less known, but more like it for how was affected by the pestilence. I’m not going to judge the book’s quality, it’s beyond my point. But I will point on the direction of all the headlines the book got.

Every one of them pointed to the fact that Google was somehow evading taxes to the Spanish State, via some nifty financial engineering involving Ireland.

Alas, Houdini would be proud of the monumental misdirection trick pulled by Google.

IMHO, His basic premise is completely wrong. Well, not wrong, the angle is not correct. Or, more like it, he captured headlines for all the wrong reasons. Not a single mention (maybe a small one buried on a corner of the press coverages) to the pestilence.

Getting Google for their undoubtedly sneaky tax movements is very much like tackling Al Capone for Tax fraud. Well, sure Google is guilty of some tax mongering, but compared with the pestilence he is introducing on Worldwide  Culture, it’s almost negligible.

al_capone_arrested-1

Mi thesis goes a little bit beyond that: Involves Google creating a state of mind. Google is, if not the sole perpetrator, a main contributor of a very sticky, pervasive, and poisonous idea which is getting more and more accepted:

It’s basically OK to stick an anal probe deep down your guts to get your data. It’s for your own good.

Right, NSA also projects a similar message. But for God’s sake, NSA is supposed to be taking care of ourselves (Even if they do it the wrong way).  NSA it’s a Government operated agency. Google is a fucking advertising agency. A shiver runs down my spine when I read this article and see a genius like Kurzweil talking of Google as if they were some scientific, non profit organization. They are fucking hijackers, nonetheless.

Some rapists, on their own twisted mind, truly believe their victims are demanding it. They do not blame their own inadequacies, their own inability to create and develop an effective relationship. They fear being rejected and therefore, as they know better, take by force what they think they deserve by birthright.

And once you are affected enough by the pestilence, you start thinking in a twisted way as well. Then, the parade of twisted statements start its downfall:

“I am convinced that the persecution of the jew is not in any large degree due to religious prejudice. No, the Jew is a money-getter… He was at it in Rome. He has been at it ever since. His success has made the whole human race his enemy” 

Mark Twain, “Concerning the Jews” Harper’s Monthly Magazine September 1899 – Mentioned in Judenhass, by Dave Sim

“If you have something that you don’t want anyone to know maybe you shouldn’t be doing it in the first place” 

Eric Schmidt, Google Ex-CEO at a CNBC interview

“The ad experience you have always dreamed of”

Copy From the LG advertising behind its Smart TV horryfing story involving your TVs sneaking your programming habit and sending the data down to Korea without letting anyone know

“I’m going to give you what you are asking for, bitch”

Pick your favourite rapist here

mreidmwood_womensenews_DontCauseRape_300dpi

Google must be stopped. This pervasive poisonous gas cloud must be deterred. This has gone too far. And it’s creating a very, very wrongful idea than it’s acceptable to take a shortcut in creating a relationship. Let’s go back to the classics: The Supremes (Made popular later by Phil Collins)

 

You can’t hurry love
No, you just have to wait
She said love don’t come easy
It’s a game of give and take

You can’t hurry love
No, you just have to wait
You got to trust, give it time
No matter how long it takes

If you want my data, earn it. I’m willing to give it to you, if you make the right proposal, and you pay your dues. And I’m not talking about money, that’s the lesser of my drivers.

It has permeated Facebook and others, who have embraced it willingly. This whole matter is creating a rift between we personal advertising experts and Google / Youtube / Facebook / […] which no amount of money can close. There’s no conciliation point. It’s a huge, uncrossable chasm. Even if I would sell myself like a bitch to huge amounts of money to try to use my techniques on improving Google’s approach (unlikely to happen), it’s not going to fly. There’s no possible intersection point. Either you pick the Force or the Dark Side. There’s no possible compromise.

And getting data in a righful way is not less powerful. As Master Yoda put it, in an impressive personetics course in a nutshell:

Yoda: Yes, run! Yes, a Jedi’s strength flows from the Force. But beware of the dark side. Anger, fear, aggression; the dark side of the Force are they. Easily they flow, quick to join you in a fight. If once you start down the dark path, forever will it dominate your destiny, consume you it will, as it did Obi-Wan’s apprentice.
Luke: Vader… Is the dark side stronger?
Yoda: No, no, no. Quicker, easier, more seductive.
Luke: But how am I to know the good side from the bad?
Yoda: You will know… when you are calm, at peace, passive. A Jedi uses the Force for knowledge and defense, NEVER for attack.
Luke: But tell my why I can’t…
Yoda: No, no! There is no “why”

That’s why Google must be dethroned

Now.

Via @julioalonso me encuentro con este artículo.

Un planteamiento teórico/futurista interesante, pero con más fallas que California.

Si tuviera mucho tiempo libre me podría dedicar a despellejarlo, aunque hacerlo sería como pegar una paliza a un bebé.

Esta magnífico templo al saber humano y oda a la tecnología humana es lo que permite que los anunciantes no tengan ni puta idea de donde terminan sus anuncios. Amigo mío, con ese maravilloso ente sentiente de inteligencia omniscente que nos trata de vender, los  anuncios de cualquier anunciante respetable pueden terminar en sitios de pornografía infantil, piratería o peor.

Pero vamos, que lo que me llama la atención es otra cosa más que el artículo en cuestión del rabino admirándose de su Golem.

Dentro de los comentarios, espera una pepita en polvo:

I think the key word you are looking for is personalization. We come from a time when everyone watched the same tv show at the same scheduled time and every got the same ford f150 ad. Now each individual consumes content selecting from an infinite pool and we respond with a personalized ad. In that world you need less ads as they work orders of magnitude better. Ad tech enables data leverage to achieve utility through relevance

Lo que personalmente, me ahorra el explicar en lo sucesivo cual es el propósito de mi compañía

Image

Dedicado a Niko Muñoz y Luis Peña

Mi anterior artículo sobre PedroJ, El Mundo y la crisis de la prensa escrita levantó la poca polvareda que suelen levantar mis artículos (Soy un autor minoritario, no particularmente accesible y con fama de faltón; y volvamos al maestro zen Giaccobe, la vida es así) pero generó en mi selecto público muchas reacciones. Ninguna en las altas instancias, y desde luego ninguna en el interesado, como era de esperar.

Lo que no quiere decir que no me interesara seguir profundizando en este tema, particularmente incluyendo en el debate a los involucrados, porque tiene mucha tela y es mucho más trascendente que el mero tema del colapso de los medios escritos, del que se ha hablado hasta la saciedad por gente más cercana a los medios que yo y desde ilo tempore.

Pero obviamente, PedroJ no pierde el tiempo con perroflautas visionarios y obviamente, esperaba que esta puerta se cerraba más allá del inner circle.

Y en el infinito azar que es la vida, la puerta me la abre PedroJ vía el señor Presidente del Gobierno en la sombra, @NikoMunoz:

Imagen

Lo comento a menudo: Lamentablemente, mucha gente espera al infarto para dejar de tener prácticas insalubres. Y los problemas que se crean a lo largo del tiempo, por sedimentación, se recuperan del mismo modo.

Esto es un infarto esperando suceder: Cifras de El Corte Inglés. (Fuentes: Business Insider / El Confidencial )

Para los perezosos grafiquiles: Evolución del Beneficio neto, evolución del número de empleados, volumen de tráfico retail en Grandes Almacenes en USA.

Pero no nos preocupemos por ellos, ya se han quitado el pan de las comidas (*). En breve, como gimnastas de élite.

La realidad de la vida no es esta puta mierda engañosa:

El vídeo con danacol “limpiando las tuberías” es el timo de la estampita. NADA actúa de manera efectiva contra la arterioesclerosis. Si existiera, sería la panacea farmaceútica. Que lo diga la Wikipedia por mi:

No existe tratamiento médico alguno demostrado para la arteriosclerosis pese a ser el fármaco probablemente más buscado por la industria farmacéutica.

Lo más parecido a esta panacea fueron las estatinas a finales de los noventa. Barrieron el mercado, generando beneficios de miles de millones de dólares y los resultados en términos de salud fueron desastrosos. Cuando veo cosas como ésta, no puedo por menos que pensar que predar en una necesidad humana será muy bueno desde el punto de vista financiero de la empresa predadora, pero desde el punto de vista estrictamente de la salud del cliente final, es pésimo.

Como dice el maestro Bill Watterson, muchas veces lo que en realidad necesita y lo que quiere oír un cliente son cosas distintas.

La realidad de la vida es ésta. Ladies and gentlemen, Arthur Boorman:

Ahora imagínese a Arthur Boorman descorazonado en una de sus múltiples caídas, mandando todo a la mierda. O peor, al segundo mes, dejándolo todo. “Esta mierda no funciona. Necesito una pastilla, una operación. Algo rápido, externo a mí, que corrija de manera instantánea toda la historia de errores que llevo acumulada”

No funciona así.

El perdió 140 libras (64 kilos) en 10 meses. Pero nadie le dijo que los perderia. Nadie le pudo garantizar que lo haría. Todo lo que le pudieron decir es “Ríndete. Estás muerto”.

Y aún así, y con la capacidad ilimitada que tiene una persona (o una compañía) con un foco claro, compensó en diez meses de obsesión lo que le había costado destrozar años.

Piense en esas compañías que llevan deteriorando sus cuentas de resultados durante décadas de ignorar al cliente, y que buscan soluciones inmediatas a problemas de salud que se han ido acumulando durante años. Que le echan la culpa a la coyuntura económica, y que no persisten en soluciones reales porque no ofrecen gratificaciones inmediatas.

En resumen, y parafraseando a Boorman:

“Just because I cant do it today, doesn’t mean I not going to be able to do it someday” – Arthur Boorman

Hay una parte de mí que quiere zurrar a Pedro J por la torticera interpretación de todo lo que ocurre, por su insistencia en negar la capacidad de los blogs y otros medios alternativos de crear opinión pública, por su absurda pretensión seráfica de estar por encima del resto de los turiferarios del poder (Recuerdo con dolor leer este libro y sus 700 páginas de vellón en la cama haciendo culturismo lector) y la absurda pretensión de que el Gobierno financie y rescate la reconversión de la prensa escrita (Después de ciscarse mucho y con razón en otros escenarios semejantes como la minería o los astilleros) amén de todo lo mencionado en mi artículo anterior, y cosas que me dejo en el tintero.

Pero hay otra que le compara con el resto de los popes periodísticos y no puedo por menos que ponerme de su lado en el intento de cambiar y mudar de piel. Reconozco que el tema del código es una buena idea. Insuficiente por si solo, y Pedro J es dado a grandes alharacas sobre progresos nimios, pero que cojones. Vamos a intentar estimular en lugar de zurrar. Nadie quiere que le lean la cartilla, por más que lo necesite (Volviendo a Watterson).

Tengo un amigo y cliente (En ese orden) que está intentando cambiar una Ibex 35 de las más rancias desde dentro, en una aventura que le puede costar su trabajo. Estoy intentando ayudarle con mis modestos esfuerzos, pero el héroe de la película es el. Es el que tiene que perder. Sin embargo, se permite encima darme lecciones desde su reciente divorcio y decir cosas demoledoras como estas:

Perdí ya todo lo que más quería, que era mi familia, así que no tengo nada que perder en ésto.

PedroJ viene a decir algo parecido, salvando las distancias, y nos lo creamos o no:

Camino de cumplir 34 años como director de periódicos mi carrera está hecha; todas mis ambiciones y vanidades, más que colmadas. Y creo que ese mismo es el sentimiento de los compañeros que comparten conmigo las tareas directivas clave en EL MUNDO. Nunca me llamaron la atención las coles de Diocleciano, pero la luz de la biblioteca por la noche, que diría Alberto Manguel, cada vez es un imán más irresistible. No es un legítimo afán de protagonismo, ni la saludable pretensión de mantener unas bien ganadas posiciones de influencia, lo que nos motiva.

No deja de ser un poco triste que haya que infartarse para darse cuenta de que desde posiciones defensivas se suele perder a la larga. pero es más increíble que haya gente con tres infartos fumándose dos cajetillas diarias y bebiéndose una caja de Torres 10 a la semana y diciendo que lo lleva de puta madre.

Para dar fé de ello, este comentario completamente legendario de Niko Muñoz en el post anterior de PedroJ:

Querido Javier, siento puntualiza pues esto va más allá. La semana pasada asistí a un desayuno con el Sr. Enríquez, Consejero Delegado de Vocento y Presidente de la Asociación de Editores. Este ínclito prócer dejó dos perlas a la audiencia que merecen ser glosadas.

La primera consistió en afirmar, rotundamente, que un profesional formado e instruido NO puede desarrollar una opinión fundada SIN leer un periódico de papel. Según este CEO, que hablaba de sí mismo como Editor, las cabecera digitales distribuyen información con rapidez y poca profundidad en el tratamiento de los temas, por ello no generan opinión. Así qué cualquier profesional que se precie deberá consumir prensa de papel si desea ser poseedor de opinión fundada y reposada. El periódico en papel tiene larga vida con un formato distinto, de mas calidad y gramaje. O sea que a futuro podrás convertirte en un prócer con opinión fundada y las manos limpias de tinta y paja.

El segundo axioma que exhibió fue la rotunda afirmación de que el mundo es digital y que Vocento se ha transformado para asirlo. Dijo que como empresa no tecnológica, necesita la ayuda de los que de eso si saben. Para ello dijo “hemos firmado una alianza estratégica con Microsoft que nos permitirá capitalizar la publicidad digital de nuestra red de periódicos locales que sumados lideran la audiencia en España”.

Parece que esto no sólo va de tuertos y ciegos sino también de cojos corriendo juntos.

Así que en resumen, señor Ramírez: Persevere en el cambio y recogerá sus frutos. No se muestre complaciente con sus pequeños progresos y no caiga en el síndrome del parto de los montes. Arrepentidos los quiere Dios, que dicen. Animo.

(*) Esa mierda de justificación de quitarse el pan de las comidas es marca registrada de mi padre, orondo de por sí, antes de meterse cualquier atrocidad alimenticia entre pecho y espalda. Mi padre le debe el estar vivo a su afición a la caza y las interminables caminatas asociadas, no a su capacidad de venderse bullshit a si mismo.

Antes de nada, tengo que decir que PedroJ no me cae mal. Puesto en contexto.

Es decir, es un turiferario del poder, como toda una escuela periodística española post transición, como se ha reflejado de manera MARAVILLOSA en un análisis de la revista satírica Mongolia sobre Marhuenda, ( Otro día hablamos del hecho que representa que los análisis más lúcidos de la realidad actual me los encuentre siempre en El Jueves y Mongolia, lo encuentro extraordinariamente significativo de la situación actual) pero menos.

Es decir, si lo comparamos con Marhuenda, es Bob Woodward redivivo.

Con lo que ruego que no se tome este post “ad hominem” porque en realidad es “ad sectorem”. Aunque me centro en él porque creo que es el único que tiene potencial de redención.

El detonante de este post es este maravilloso artículo de El Confidencial, donde si cierran los ojos al sangrante hecho de que en un artículo de periodistas para periodistas se usa la palabra “exclusa” para referirse a “esclusa” (UPDATE: Ya corregido), podrán ver un delicioso cuento de Alicia en el país de las Maravillas que contiene una serie de falacias espectaculares mezclado con wishful thinking plus y omisiones de libro. Vamos a diseccionar el tema, porque tiene miga.

En el apartado de “Por qué es el mejor de la cuadrilla”

“El futuro es digital o no es. El negocio de la prensa escrita no se va a recuperar nunca. Nunca vamos a tener la publicidad que tuvimos ni a vender los ejemplares que vendimos”

No por obvio deja de maravillar que un pope de la vieja guardia haga semejante asunción de la realidad. A lo mejor estamos premiando la mediocridad, como decía Sean Penn, pero que diantres, está la cosa tan mal que lo vamos a dar como bueno.

“Se trata de cambiar la experiencia del PDF a la experiencia tableta. Es una ficha más del dominó, un gancho para continuar con el desarrollo de Orbyt y enriquecer el formato en línea con lo que ofrece el soporte”

Orbyt, hasta ahora, ha sido una experiencia en lampedusismo con un poco de fuegos artificiales y contenidos adicionales de valor. O lo que es lo mismo, la traslación de la experiencia PDF (Periódico de toda la vida, para entendernos) a una tableta, desaprovechando completamente las posibilidades que ofrece el dispositivo. Que puede estar bien para competir en el mercado digital de hace diez años, pero que ahora mismo, con ejemplos como Flipboard o más cercanos en España como Merlink, se queda un poco atrás. Tengo que ver como se traduce la propuesta del diario vespertino que ponen hoy en marcha en términos de aprovechamiento de la metáfora de comunicación Tablet, pero sinceramente, me espero más de lo mismo, a pesar de lo correctamente que está identificado el término “experiencia tableta”

“Somos el rompehielos. Es inaudito que Prisa o Vocento no se hayan anticipado o no lo estén haciendo a la vez que nosotros

Bueno, PRISA está muy ocupada huyendo hacia delante e intentando poner ambientadores de pino al cadáver, como en la película Seven. Y en Vocento están muy ocupados sacándose los ojos en el Consejo de Administración como para realmente coger el toro por los cuernos. Hay que reconocer que aquí el señor Ramírez no deja de tener razón, aunque sea el tuerto en el país de los ciegos.

Por cierto, que maravillosa, maravillosa, maravillosa metáfora de la prensa escrita es esa imagen de Seven. Enmarcando la escena, la palabra “Sloth” (pereza) escrita como con sangre ( o algo parecido) en la pared.

“hay anunciantes que no nos dan el dinero sólo porque seamos un instrumento rentable, sino por llevarse bien con nosotros

Acabáramos. Lo que el señor Ramírez admite aquí con una lacerante sinceridad es lo que todos sabemos: Que muchas veces los criterios de asignación publicitaria son puramente compradores de voluntades. Oooh. Shocking. Pero vamos a prescindir de la inmensa fetidez subyacente  que lleva esta afirmación aparejada (Que es mucho prescindir) y vamos a contarle a PedroJ lo que los ingleses llaman un “dirty little secret”:

La opinión pública ya no la conforman los medios de comunicación de masas.

Esto es como le oía a un periodista deportivo el otro día: “El equipo XX se piensa que esto es como antes, que bastaba con llamar a tres periodistas amigos para que de esto no se supiera nada”

Amigo PedroJ, lo que ocurre es que lo mismo que a las compañías tradicionales, sus cleintes se le están muriendo de viejos. Y lo mismo le sucede a sus subvencionadores para tapar la boquita. Porque los jóvenes ya saben que su capacidad de influencia está circunscrita a los hogares del jubilado de media España y determinados círculos de adictos menguantes.

En el apartado de “Por qué se la va a seguir metiendo”

“Ya siento dedicar todo este tiempo a la tecnología. A mí lo que gusta es salir a buscar noticias, poder fastidiar al mayor número de gente con motivo. Pero no hay más remedio. Si llegamos a las 200.000 suscripciones digitales, vamos en canoa”

Esta frase resume todo de una manera tan brillante que no voy a escoger más.

Lo entiendo. Es una molestia la necesidad de reinventarse tecnológicamente. Lo comprendo. Usted a estas alturas de la vida debería estar siendo masajeado por un grupo de doncellas núbiles en lugar de tener que estar preocupándose de estas groserías como la estrategia de su grupo para la próxima década y devolverle a sus amos el dinerito que le prestaron para una operación que no terminó de salir bien (De hecho secretamente piensa que por algo parecido o incluso peor a Janli le subieron el sueldo). Lo entiendo perfectamente.

Pero es lo que hay. En palabras del inmortal Sandro Giacobbe “Lo siento mucho, la vida es así, no la he inventado yo”

En resumen: PedroJ es el más listo del corral periodístico patrio, de eso no tengo duda, y no tiene problema en poner los huevos encima de la mesa e intentar reinventar el juguete. Viva y bravo. No todos están dispuestos a hacerlo. Al César…

Ahora bien, es suficiente la voluntad? En un entorno en que la brutalidad del cambio se ha decuplicado en la última década, la reinvención es algo tan complicado, que a veces se lleva por delante a los más grandes de los más grandes.  Así que imagínese a usted.

Muchas veces lo que te ha llevado a la cima es lo que termina hundiéndote cuando las circunstancias cambian. Su experiencia, su know how, su conocimiento de como funcionaban las cosas no le va a sacar de las arenas movedizas en las que se encuentra.

Señor Ramírez, líbreme Dios de darle consejos, pero estos chicos de Techcrunch dicen una cosa muy cierta. Bueno, dicen varias, pero dos en concreto deberían penetrar en su mente

  • You start from scratch
  • You need a mentor

En este mundo de publicidad dirigida, hiperrelevancia, curación de contenidos personales, perfiles, segmentaciones contextuales, personotecnia… usted se siente más perdido y más sólo que DeJuana Chaos en Facebook. Llámeme, a la primera copa invito yo. Si quiere intentar solucionar el problema, claro, si lo suyo es ganar tiempo para ver si consigue una jubilación asalmonada, no nos haga perder el tiempo a ninguno de los dos.

Y buena suerte, la va a necesitar.

Otro post dedicado a Gonzalo España

He de reconocer que no hay como una red de amigos alerta para tener siempre material jugoso para los posts.

Este me viene de mi amigo Gonzalo España:

Gonzalo España Coca Cola

En realidad ya he hablado largo y tendido de este tema en mis dos posts sobre Personotecnia y FMCG (uno, dos) y realmente creo que hay poco más que añadir. Si acaso, dos cosas:

  • Señores de Coca-Cola, muy bien hecho, pero tienen ustedes un margen de mejora infinito. Y mándenme una botella, hombre, que si le hago el trabajo a Wilkinson, cómo no se lo voy a hacer a ustedes 🙂
  • Creo que la triada Wilkinson-Nutella-Coca Cola marca una especie de tendencia hacia lo que Gonzalo llama PAM (Personalización aleatoria Masiva). En realidad es un gigantesco oximorón, que preda en los aspectos más potentes de la personotecnia para hacer una gracia relativamente barata. Pero joder, estás vendiendo agua azucarada (Jobs dixit) . Necesitas every trick in the book para añadir valor a tu propuesta. Coca Cola lo sabe y siempre está a la vanguardia porque es consciente de que tiene que hacer un sobresfuerzo permanente para estar top of mind en la cabeza de los clientes. Y siendo brillantes como son, ya están perdiendo potencia. La competencia está mortal.

Sigo pensando que el potencial de esto es infinito, y que apenas hemos rascado la superficie. Y francamente, en un mundo de marca blanca y de polarización de los consumidores en “todos estos productos son iguales” o “En realidad este no”, cada vez vamos a ver más FMCG haciendo uso de técnicas personotécnicas. El FMCG siempre ha sufrido el depender de los distribuidores de última milla para tener relación con los clientes. Esta limitación pronto será superada.

Y antes o después dejarán de ser relativamente triviales. Y entonces el retail cambiará para siempre, dejaremos atrás la era industrial para pasar a ver la era personotécnico-industrial. Espero llegar a verlo y en lo posible, que se me recuerde como uno de los insignificantes pioneros.

Echaba ya de menos a Gonzalo Martín como deus ex machina de un post. En este caso es un comentario gigantesco en nuestro post anterior.

Acabo de terminar un libro sobre el que pronto postearé. Me iré ahora a la esencia de la cuestión y ya les aviso para que pensemos juntos. Tomaré uno de los puntos que me quedan de mi lectura: cuando pensamos en lo que sucede cuando pasamos de la economía física y de la escasez a la de los bits y su abundancia, no nos fijamos en cuáles eran las funcionalidades reales de lo que hacíamos. Por ejemplo: ¿qué es un libro? Pensamos en el libro como objeto y con el modelo de consumo propio de los sectores de la era industrial: así, a la antigua, un libro es un soporte al que confundimos con su funcion(es). Una de ellas, era dejar un legado: un texto sobre el que se puede opinar, pero cuya reflexión está terminada. La otra, es que es un soporte de muestrario o display: en realidad, los libros apenas se leen (dicho basándonos en el tiempo real de consumo, no en el número personas que realmente lo leen) pero sí ocupan espacio exhibiéndose y también tienen esa función. La tercera, es como repositorio de conocimiento. Pasándolo a bits, esas funciones, que son lo que importan, siguen pero de otra manera. Todo es más extenso, pero me vale ahora.

¿Qué tal si pensamos así sobre la publicidad? Básicamente el negocio publicitario es adquirir la atención que generan otros (y que no soy capaz de crear yo, al menos en el tamaño suficiente) para insertar un contenido que pretende mantenerla y provocar acción. Una acción que debe, finalmente, motivar a comprar o mantener la fidelidad de la compra. Así que de lo que realmente hablamos es de generar esa atención en un océano de competencia por ella. Nada nuevo: ¿recordáis aquello de “Sexo… y ahora que tengo tu atención”? Así que la esencia de un negocio, para mostrar su oferta y que sea consumida debe generar la atención suficiente como para que se reflexione sobre su compra. Eso ocurre desde el punto de venta a muchos otros sitios (de ahí el cuidado que le damos al envase).

Las agencias de medios aprendieron a comprar el espacio donde se genera la atención. Los creativos aprendieron a mantenerla. Los medios aprendieron a construir la atención que luego había que vender. Así que probablemente el aprendizaje para las empresas (y, si no son ellas, montones de especialistas que les enseñen) sea el de saber construir atención sin pensar en los roles tradicionales de compra de espacio y mantenimiento. Y eso es Red Bull, como caso de estudio que tanto hacemos, como lo es Zara, otro caso de estudio y que es inverso.

La parte mediática del Toro Rojo ya la sabemos. Pero pensemos más: patrocinar un equipo de formula1 sería un patrocinio tradicional y generar impactos. Hacer y comprometerse en que el equipo sea legendario, una referencia, como la propia leyenda de su escuela de pilotos, genera la atención por si misma, a través de medios propios y ajenos que buscan esa épica y que es la que la gente quiere (pone su atención). Ese no era el trabajo de la agencia creativa ni el de la agencia de medios, pues existe una voluntad interna de “ser” algo determinado que va más allá de lo clásico. ¿Venderia Ferrari su exclusividad sin las carreras?. Es el hecho de que son una emoción en sí misma que atrae la atención lo que sirve. ¿Zara? Situarse en los mejores rinconres de las ciudades y entrenar al consumidor a que esté atento a los cambios de su escaparate (porque son modelos efímeros) hace la misma función sin invertir un duro en la atención ajena, ya está el consumidor preparado para prestarla sin comprarla. El Corte Inglés, en cambio, tiene que buscar fans. Los de Zara ya lo son. Detrás de todo esto, por supuesto, hay todo un modelo de negocio y seguramente a nadie le dió por pensar así: se lo encontraron.

Por tanto, eso que tantas veces se habla y tan poco se cumple, como lo que se llama branded content, es parecido a lo que parecería que hay que hacer: el branded content no deja de ser una muleta efímera. Es el conjunto del relato y su proyección lo que vale, su capacidad para esparcirse. Y esto conecta con la ideas de storytelling y todas esas cosas que contamos y que nunca parecen terminar de nacer. Esencialmente porque supone para las empresas la mutación interna de su manera de concebir el negocio. Y quién es el guapo hace eso salvando la cuenta de resultados de hoy.

Si yo vendiera comida de bebés, tendría la mejor fundación para investigar sobre la maternidad y sus cuidados, con montones de historias reales para contar, entrenamiento de padres, etc. E inventaría los métodos para esparcirlo. Como primera opción y no como un ente secundario a la producción y compra de spots. Encima soy creíble, que es el problema de la atención mal mantenida, que no se es alguien merecedor de crédito. Pero ¿y Recuenco y sus modelos? En definitiva, lo que prentenden es asegurarse de que el que tiene que prestar atención sepamos de antemano que quiere prestarla. Y entonces damos un mensaje para el que es receptivo. En ese juego de saber dar a los interesados lo que quieren ver, escuchar y leer está el asunto. La cuestión es si eso se hace ya con la cadena de valor de lo que hemos llamado publicidad, tan repleto de glamour e historias de la era industrial. En el fondo, algo que el discurso publicitario siempre ha querido hacer, pero cuyo modelo de producción está hoy alejado de ello.

Tengo la sensación de que son cosas que sabemos todos (seguro) pero que no somos capaces de centrarnos en la esencia, pues la industria funciona con mecanismos de brief, pitch, desarrollo de idea, compra de espacio. Y quienes lo hacen tratar de adquirir volumenes y precios inmensos para sostener el modo de vida de sus ejecutivos. Así que puede que el futuro de la publicidad esté dentro de las propias organizaciones mucho más que fuera.

Perdón por este tostón.

Siempre me ha gustado el título del disco de Kortatu, “El estado de las cosas” y lo utilizo con fruición. No me gustan ellos, no me gusta su mensaje, no me gusta ni siquiera el ska-borroka. Pero el título, la imagen, y la letra que lo acompaña, siempre me ha resonado. Ha sido relevante para mí, a pesar de toda la distancia que nos separa.

Porque me siento identificado con esta especie de lamento por la falta de gnosis, y su aceptación de la incapacidad de tener conocimiento cierto. Hay gente que es capaz de moverse en la incertidumbre, como los prisioneros en los campos de exterminio nazi, que te decían aquello tab brutal de “Te terminas acostumbrando”, y gente a la que la falta de certidumbre “les oxida las venas”.

El asunto es efectivamente, que se cierran los astilleros. No, no exactamente eso, porque la demanda de barcos sigue existiendo, aunque menor y dirigida a astilleros más baratos. Es más bien que se acaban los corsés de ballena, como en la novela gráfica de Will Eisner The name of the game donde podemos ver diferentes generaciones de una familia judía afrontando, entre otros problemas, que los corsés de ballena se van, lamentablemente, al carajo. Porque como decía Mark Twain, la historia no se repite, pero suele rimar.

Bien, se van al carajo los corsés. Pero se van los balleneros, los fabricantes de arneses, y mucho de lo que ahora se llama “industria auxiliar”. Y muchas veces el problema no es la fábrica, sino toda la industria auxiliar.

El problema es que hay que dinamitar la cadena de valor. Y que no se va a dejar dinamitar.  Eso pasa siempre y con eso hay que contar.

Yo veo mis teorías y sus aplicaciones como parte del ecosistema publicitario futuro, que incluirá, indiscutiblemente, storytelling, branded content, SocialPersonotecnia, Transmedia, y muchas más cosas adicionales que a lo mejor todavía no conocemos. Será un mishmash de tecnologías, know how, etc… Pero si tengo claras tres o cuatro cosas, que resumo como corolario al thinking line de Gonzalo:

  • La publicidad, tal y como lo conocemos, saltará por los aires. Pero no porque lo diga yo, sino porque sencillamente, con el grado de indiferencia actual y la aparición de incontables mecanismos antibrasa, las posibilidades de ser relevante para las nuevas generaciones son cero cartón del cero.
  • La cadena de valor actual saltará por los aires. Es posible que las compañías que actualmente son las más relevantes en el escenario publicitario puedan seguir viviendo, pero lo harán como Kodak: Siendo una fracción de lo que son actualmente en tamaño, y reconvirtiendo sus líneas de negocio a las que tengan sentido. Primero pasarán por una megaconsolidación, como todos los grupos editoriales actualmente, para luego ir desfilando al matadero de manera silenciosa. O con un estallido. Importará lo mismo.
  • Saldrán cincuenta startups con alternativas. Diez sobrevivirán, tres triunfarán. Ni puta idea de cuales, ni de donde,  Espero ser una de ellas, pero no tengo ninguna garantía. Lo que si sé es que alguna de las triunfadoras usarán personotecnia en sus diferentes vertientes.
  • El horizonte temporal dependerá de que un cliente final con dos cojones puestos encima de la mesa se salte la cadena de valor. Bastará un Campofrío, un american Express, un Telefónica o un Macy’s. Una vez visto que es posible, aparecerán cien ripoffs, se descubrirán nuevas cosas, se probarán mil, se descartarán novecientas, se harán mil papers y se vivirá otra edad de oro de la industria. Con muchos actores diferentes. De los actuales, la mitad estarán muertos, la mitad capitidisminuidos. Hablé largo y tendido en mi anterior post de las razones.

Y este último punto, al hilo de lo que dice Gonzalo: El cliente será el centro del universo. Su capacidad de generar perfiles relevantes, basados en su know how del negocio, se volverá clave. Pero ahora mismo no tiene los skills. No sabe como hacerlo. No es capaz de modelar contextos. No es consciente de que sus briefings actuales son lamentables. Pero el primero que abrace el credo, y los primeros medios que sean capaces de reingenierizarse para servir publicidad relevante, y la primera agencia que es expecialize en briefings por segmento y contexto, y los primeros creativos multimensaje… serán los elegidos sobre la tierra.

Amigos, vamos a vivir tiempos de incertidumbre perpertua. Acostúmbrese o colapse. Ya sé que le gustaría ser como su padre, treinta años en el mismo trabajo, pero no va a ser así. O mejor dicho, si, es igual, solo que los ciclos que eran de treinta años ahora son de cinco. Y si no, pregúntenle a Blackberry.