Gigantesco post de Juan Varela en Periodistas 21 sobre la oportunidad perdida de Facebook en su salida a bolsa.

El argumentario que pone Juan encima de la mesa es impecable, pero choca con una realidad que nos empeñamos constantemente en ignorar.

El problema de Facebook es que no tiene ni idea de Personotecnia ni las leyes que gobiernan la gestión de la información particular y privada, ni de las economías de intercambio positivo de información, ni nada por el estilo. Porque en realidad, se la suda.

No se hace accionistas a lo que se vende, por la misma razón que McDonalds no hace accionista a sus vacas.

Y no es peyorativo. Como los cómics de Spiderman nos han enseñado desde pequeñitos, tener la potencialidad de hacer el bien no quiere decir que te dediques a ello. Facebook tiene todo el derecho del mundo de aprovecharse de esa irrefrenable pulsión que tiene el ser humano de comunicarse y socializar ; y construir una picadora en lugar de una tecnoutopía.

Posiblemente lo acabe haciendo otra compañía, en otro país, en otro continente, en otro planeta. Pero no Facebook. Porque ni quiere, ni sabe. Zuckerberg y los bancos de inversión ya se han llevado lo que querían, ahora a declinar lentamente una vez que la gente constate que con los Facebook Ads nos limpiamos el trasero. Y a pagar multas a la Comisión Europea.

Anuncios