Este Post está dedicado a Ramón Nogueras.

Echando la vista atrás, llevo diez años como profesional de la personotecnia. Diez años picando en un lado del monte donde no hay nadie, y donde la ignorancia es moneda común.

Un claro ejemplo es esta mierda infumable de artículo que ha aparecido hoy en El Confidencial.

Donde sin ningún rubor:

  • Se usan metáforas sobadas (Utilizamos por primera vez lo de Minority Report en nuestro libro, del mesozoico 2004)
  • Se deposita la responsabilidad de la personalización en las plataformas técnicas (Comemos relleno rodeado de pavo y el melocotón en almíbar es lo molesto que contiene la lata)
  • Se prostituye la sagrada palabra “Personalización” de nuevo en aras a un titular potente (A lo de Personotecnia tuvimos que llegar porque son más los profanadores que los sacerdotes, y aúllan más alto)
  • Comillas gratuitas en términos de uso común (Siempre es mal negocio tratar a la gente de subnormal, pero en un artículo de tendencias es directamente criminal)

No me quiero cebar, de hecho este es el nivel medio cada vez que se publica algo que use la palabra “Personalización”. Albert me hizo llegar un extenso libro que se llamaba pomposamente: “Personalización: estado del arte” al que todavía le debo un post sangriento.

Que sí, que todos intentamos vender nuestra moto (nosotros incluídos) y que lo que hace este muchachote es vender plataformas técnicas, pero por Dios, un poco de rigor cuando se habla de cosas que no se dominan. Ya sé que actualmente la distancia entre un gurú y una persona normal es una presentación de dos horas, pero un poco de respeto, prego.

Así que intentando encontrarme santos mártires de la causa, y en un post inspirador de mi amigo Ramón, me encuentro co un potencial santo patrón de nuestra disciplina: Ortega y Gasset.

Nada resume tan bien el concepto de personotecnia como aquel famoso “Yo soy yo y mi circunstancia” del maestro.

Que naturalmente, y como se menciona en el post, ha sido malentendido hasta la naúsea. Entre otros escenarios mencionados en el post, el de exonerar a la gente de su responsabilidad personal.

Yo lo entiendo, y aplicándolo al campo de la personotecnia como:

“Yo estoy hecho de una materia clave intrínseca y caracterizable, y alrededor de mí, en un momento dado, funciona un contexto que sin alterar mi esencia, puede decidir mi curso de acción”

Traducido: Siendo la misma persona, no me tengas en tu base de datos caracterizado de tal manera que siempre me trates igual.

Lo que dará entrada a toda una serie de posts que me han estado pidiendo nuestros pocos pero selectos fans: “¿Como demonios se construye un perfil realmente?” “¿Que contiene?” “¿Por qué todo lo hecho hasta ahora dices que es lamentable?” et al.

Stay tuned.

Anuncios